LA GUÍA DEL INVERSOR EN ARTE

UNA REFERENCIA IMPRESCINDIBLE PARA TODOS LOS COLECCIONISTAS DE ARTE

El Índice del Libro:
1.- Introducción
2.- Los movimientos artísticos
3.- El circuito de la creación artística
4.- El Mercado
5.- El circuito de la distribución artística
6.- El Coleccionismo

Ficha técnica del lbro:
Autor: Fernando Díez Prieto. Edita: Arte 10, Galería (Año 2.000).

ISBN: 84-6071467-5. Depósito Legal: M-46502-2000. Nº de páginas: 209

1. – INTRODUCCIÓN

Esta guía no intenta convencer a ningún escéptico del arte a que invierta en una disciplina en la que no cree. Esta guía va encaminada a ayudar a cuantos, dotados de sensibilidad suficiente como para sentir los encantos del arte, desean conocer el por qué o el cómo pueden disfrutar de él haciendo de su riqueza cultural otra patrimonial.

2.- LOS MOVIMIENTOS ARTÍSTICOS

El apasionado interés que despierta la obra gráfica no se debe únicamente a su creciente demanda por parte del público, ni a su incorporación a las nuevas tecnologías, ni a la multiplicación de los talleres de grabado. La extraordinaria importancia adquirida por la obra gráfica contemporánea, se debe al lugar que ha conquistado en la historia del arte.Picasso se consagró exclusivamente a este género durante años, escribiendo el primer capítulo del lenguaje gráfico contemporáneo. Matisse introdujo en la obra gráfica la feroz expresividad de sus manchas de color. Y durante los últimos cien años París ha sido el primer laboratorio mundial para la investigación de las nuevas formas de expresión del grabado.

3.- EL CIRCUITO DE LA CREACIÓN ARTÍSTICA

Se considera obra gráfica original a la estampa producto de una matriz que ha sido realizada por un artista. La matriz, como veremos más adelante, es de naturaleza diversa en función de las técnicasempleadas (xilografía, grabado, litografía o serigrafía). El soporte es siempre papel. Interesa, antes de proseguir, añadir un concepto más al genérico de original. Esel de estampa firmada y numerada. La estampa firmada y numerada otorga al original el beneplácito de merecer aspiraciones estéticas del artista y circular en el mercado con fines comerciales.

4.- EL MERCADO

Se puede abordar el arte desde muchas perspectivas. En este apartado trataremos de comprender por qué el mercado artístico se asemeja al financiero. Esta similitud se basa en dos pilares fundamentales. Por un lado, el artista funciona como una empresa unipersonal y elabora un producto de consumo muy peculiar cual es una obra de arte. Ambos elementos representan la oferta. Los coleccionistas encaran la demanda. La estipulación del valor económico entre oferta y demanda representa obviamente el precio de la obra de arte.

5.- EL CIRCUITO DE LA CREACIÓN ARTÍSTICA

Denominamos mercado artístico primario a aquél que tiene lugar en los circuitos comerciales tradicionales o naturales cuales son las galerías o las ferias de arte contemporáneo. Son obras cuyo destino es su comercialización por primera intención. Se trata por tanto de obras de primera mano. Su interés reside en que los artistas o sus marchantes poseen el control absoluto de su comercio y discurren en el mercado según atribuciones, expertización y tasación ciertas. Las obras, al estar sometidas a los precios en origen contienen precios impuestos y no fluctúan en el mercado con la discrecionalidad que lo hacen aquellas que son presa de una reventa.

6.- EL COLECCIONISMO

La posesión de algo excepcional o envidiable confiere una suerte de distinción y transmite poder. Las colecciones de la Corona, lo atesorado por los reyes,por la alta nobleza, siguiendo el ejemplo de los monarcas, etc., constituyeron testimonio de su poder y propiciaron su estimación.

A pesar de los riesgos evidentes que entraña coleccionar, cada vez se hace más patente que las obras de arte constituyen la más segura y eficaz inversión, una extraordinaria reserva de recursos. La adquisición y posesión del arte, su promoción y atesoramiento ulterior han procurado a lo largo de toda la historia pingües beneficios. Las instituciones se hallan volcadas ahora más que nunca a inversiones culturales, lo que explica su revalorización y su alternativa como inversión real